El Papiloma al desnudo

El Virus del Papiloma Humano se ha convertido en los últimos años en una de las grandes preocupaciones de las mujeres de hoy. Como terapeuta y “miembra” de la Red CAPS (Centre d’Anàlisi de Programes Sanitaris), tenía ya ganas de sentarme a volcar todo lo que he aprendido sobre este virus y también sobre su vacuna. Artículos más extensos publicados por mi sobre este tema se pueden encontrar en las revistas Cáñamo, Cuerpo Mente e Integral. ¿Qué es el Papiloma?
  • El VPH (Virus del Papiloma Humano) es un grupo de virus que engloba más de 100 cepas diferentes. De éstas, unas 15 son potencialmente cancerígenas. Son la 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68, 73, 82, aunque es probablemente que también sean oncogénicas la 26,53 y 66. De entre estas cepas, se considera que sólo las 16, 18, 31 y 45 son de alto riesgo.
  • El resto provoca condilomas (verrugas) y no son cancerígenas.
  • Para que haya un cáncer de útero debe haber una infección de VPH (de alguno de los 15 tipos cancerígenos mencionados), pero no ocurre al revés: la infección por VPH no tiene porqué cursar en un proceso canceroso.
  • El 70% de las infecciones de VPH desaparecen en un año sin producir alteraciones oncológicas y el 90% en dos. Sólo en caso de que la infección con alguna/s de las cepas oncogénicas persista, se podrían llegar a desarrollar lesiones precancerosas que, de no ser tratadas, pueden cursar en un cáncer cervical invasivo.
  • No todas las displasias (crecimientos anormales de tejido) desembocan en un cáncer. Las catalogadas como leves y un 40% de las moderadas se resuelven por sí mismas.
  • Cuesta hasta 10 años producir lesiones precancerosas, y otros 10 años más empezar a desarrollar el carcinoma in situ. Es un proceso largo por lo que con un buen control ginecológico es fácil prevenir daños graves.
  • Para que se produzca un cáncer cervical, no basta con la presencia de una cepa de VPH oncogénica. Factores como la edad, la pobreza, el tabaquismo, un alto número de partos, la coexistencia con otras ITS (Infecciones de Transmisión Sexual), la inmunodepresión y otros factores desconocidos son claves por el desarrollo de la enfermedad. Además, la Sociedad Española de Contracepción, en su página web, cita como primer factor colaborador el consumo de anticonceptivos hormonales.
  ¿Cómo se contagia?
  • Es la ITS más frecuente y una de las más inocuas
  • Se transmite por abrasión de la piel (no por los fluidos sexuales), durante las relaciones sexuales.
  • El uso del preservativo disminuye el contagio aunque no lo previene del todo.
  • No creamos inmunidad por el hecho de haber tenido contagio previo y nos podemos contagiar de varias cepas a la vez o por separado.
  Prevención
  • La citología de cuello de útero es el método más antiguo de detección precoz que existe y el que ha demostrado mejores resultado hasta la fecha aunque es también, el menos evaluado científicamente. Permite el control en caso de contagio y la posible actuación si llegara a ser necesaria.
  • Es importante destacar que, entre las 600 muertes anuales en España por cáncer de cuello de útero, no se había hecho citología al 80% de las mujeres.
  La vacuna
  • En 2007 se introdujeron en el calendario vacunal español dos vacunas contra el VPH: Gardasil de la farmacéutica Merck y Cervarix de GlaxoSmithKline.
  • Es una vacuna “profiláctica”, no terapéutica (es decir: evita la infección, no la cura)
  • Está demostrada su ineficacia en mujeres no vírgenes.
  • En el momento de su lanzamiento a nivel nacional se produjo en España un movimiento profesional y académico sin precedentes: más de 10.000 profesionales de la salud, incluyendo a más del 50% de los profesores de medicina preventiva y salud pública de España, mostraron su acuerdo con un manifiesto denominado “Razones para una moratoria a la vacuna contra el VPH en España.” En él se remarca que:
    • En los dos casos se vacuna contra dos de las quince cepas del virus de alto poder oncogénico, los tipos 16 y 18. Pero, según los estudios que hay, en España sólo el 28,2% de mujeres con displasias moderadas o graves fueron infectadas sólo por el tipo 16 o 18. Esta vacuna pues, no servirá para el otro 77,8% de mujeres infectadas con otras cepas oncogénicas.
    • Los efectos de las vacunas duran pocos años (Cervarix reconoce en su ficha técnica que “al menos” 18 meses).
    • El virus del papiloma humano se transmite básicamente por vía sexual, por lo que no tiene ningún sentido poner la vacuna a niñas de 12, 13 ó 14 años.
    • No se han hecho ensayos clínicos con el grupo de población que se está vacunando por lo que se ha lanzado al mercado sin conocer sus efectos adversos. Desgraciadamente éstos se están viendo en las reacciones de muchas niñas vacunadas: invalidez permanente por enfermedad del sistema nervioso, desórdenes autoinmunes, embolismos pulmonares, síndrome de Guillain-Barré, convulsiones, desmayos, temblores, síncopes, vértigos, pancreatitis, lupus y muerte. En 2015 fueron notificadas por diferentes asociaciones de afectadas por la vacuna del VPH ante la Agencia Europea de Medicamentos, 45.222 casos de reacciones adversas (32.876 Gardasil y 12.346 Cervarix. Entre las que 352 acabaron en muerte (311 Gardasil y 41 Cervarix)
  • En países como Japón, los gobiernos han dejado de recomendarla. Pese a esto desde la Salud Pública española se sigue recomendando y financiando.
  • Para más información sobre los efectos adversos de la vacuna, ver el documental “Papiloma: las mujeres tenemos que decidir”
  ¿Qué podemos hacer para prevenir el cáncer de útero?
  • Llevar un control ginecológico actualizado teniendo en cuenta que la presencia de VPH per se no provoca cáncer.
  • Si se detecta la presencia de una cepa oncogénica en nuestro cuerpo debemos realizar, como contempla el protocolo existente, más controles y citologías hasta que ésta desaparezca.
  • Mantener una actividad sexual responsable y una vida sana exenta de tabaco y de alimentos basura, y hábitos como el estrés que debiliten el sistema inmunitario.
  • No usar anticonceptivos hormonales de ningún tipo (ni píldoras, ni parches, ni dispositivo intrauterino con hormonas, ni inyecciones…)
  • Una buena educación sexual a las y los adolescentes es vital para la prevención de los riesgos asociados a algunas cepas del VPH, y sobre todo el riesgo de contagio de otras ITSs más peligrosas como el VIH, las clamidias, la sífilis, etc.
  • Participar en las campañas que exigen moratorias a la vacuna y llevar la atención ginecológica a los grupos de riesgo.
  • En caso de contagio, existen terapias no agresivas como el biomagnetismo, la acupuntura, la fitoterapia y la naturopatía para ayudar al cuerpo a expulsar el virus mientras se sigue un control riguroso mediante citologías y/o biopsias. Hay, por ejemplo, comprimidos naturales, homeopatía específica y pares biomagnéticos que desactivan este grupo de virus. Además una dieta que reduzca la humedad apoyada por un alto consumo de vitamina C y Reishi resultan de una gran ayuda. Como se ha indicado, con un calendario de revisiones al día, tenemos tiempo en caso de detección de una cepa cancerosa o de una displasia moderada de provar métodos no agresivos antes de optar por la opción quirúrgica.
  • Consutar con una ginecóloga o ginecólogo respetuosx y que contemple posiblidades alternativas a la medicalización/vacuna/bisturí. En esta lista puedes encontrar algunxs: https://ginerespectuosa.wordpress.com/. Esta es una lista contributiva así que si conoces a alguna persona del ámbito ginecológico que no esté en ella, por favor, rellena el formulario para incluirlx.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *