Masaje tántrico para personas no-cis

Desde hace algunas décadas el Tantra está calando hondo entre las personas que buscan una vía mística que no incluya el ascetismo. Porque el Tantra integra todas las facetas del ser humano. El Tantra no reprime ni apuesta por la privación de los placeres mundanos sinó que invita a transitar, trascender, transmutar. El Tantra incluye todas las facetas del ser humano. Y entre éstas está la sexualidad.

A diferencia de otras corrientes o religiones que rechazan el sexo, el Tantra no sólo lo acepta y lo integra sino que lo utiliza como método de investigación y transformación personal.

El Tantra busca la expansión de la consciencia entendiendo que la sexualidad es un vehículo hacia el éxtasis místico. Es por esto que tiene, además, muchxs seguidorxs entre las personas cansadas de una sexualidad Occidental pobre, mecánica y genitocéntrica.

Si eres una persona no cis y estás leyendo este post es porque quizás has sentido el llamado a explorar lo que el Tantra propone. Y seguramente te has encontrado que todas las propuestas para hacerlo son para personas cis y no sientes que puedas encontrar tu espacio ellas.

El Tantra que nos ha llegado a Occidente es esencialmente cis-hetero aunque en los últimos años están empezando a prosperar propuestas para personas homosexuales o al menos que las incluye. Pero ¿Qué pasa con el resto de personas? ¿No es posible experimentar el Tantra en cuerpos no-cis?

Claro que lo es. El Tantra habla de celebración, de meditación, de energías, chakras, nadis y de polaridades sexuales. De tacto y de presencia. De Amor expansivo y de elevación de la consciencia. Y todo. Todo esto es posible experimentarlo independientemente de tu combinación cromosomática, de tu genitalidad, de tu género, etc.

Así que el masaje tántrico tampoco tiene que ser una delicia exclusiva para una élite de personas cis. Si tú no te identificas como persona cis, el masaje tántrico también es para ti porque:

  • Tu cuerpo, sea como sea, es una fuente de energía que se mueve, se estanca, se expande, se retrae, etc.
  • Tu piel es igualmente sensible al tacto amoroso.
  • Todo tu ser también anhela el mismo calor y el mismo cuidado que cualquier otro ser.
  • Tú también tienes energía sexual y también tienes amor y ambos pueden perfectamente encontrarse y fundirse en tu cuerpo.
  • Tú seguramente también tienes experiencias, penas y dolores que sanar con amor, tacto y presencia.
  • En ti hay también el potencial energético para elevar la experiencia sensual y sexual a un encuentro místico.
  • Tu consciencia también puede expandirse a través de la conexión con el Amor.
  • Porque tú también eres Amor.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *