Las Diosas que te habitan

En los últimos años hemos visto un aumento significativo de escuelas, talleres, textos, y hasta meditaciones para “ser una diosa”, “ser más femenina”, “ser mujer”, etc.  A mi entender, estas líneas de trabajo parten de las ideas de que:

  1. Sólo

Yo como mujer decido

Yo como mujer en pleno uso de mis facultades mentales, físicas y emocionales, libre y voluntariamente decido si interrumpo un embarazo no deseado o cómo, dónde y con quién quiero parir a una hija o hijo deseado. Yo como mujer
Ir arriba