Masaje Tántrico

En el Tantra meditamos mientras movilizamos la energía sexual para sentir el cuerpo y su energía. Eso puede despertar el cuerpo al erotismo y a la sensualidad; puede activar la sensibilidad, desbloquear nudos, heridas y miedos;…

Hay muchos tipos de masaje tántrico y de masajistas. Desde Seda Calenta apostamos por activar y guiar la energía sexual con el tacto presente y amoroso y la respiración consciente para entrar en estados alterados de conciencia que eleven y nutran la energía vital y creativa y distribuirla por todo el cuerpo.
En este tipo de masaje tántrico usamos el erotismo para relajar y despertar el cuerpo a nuevas sensaciones y como una puerta de entrada a nuevas maneras de hacer el amor.

Cada sesión de masaje es única y no sabemos dónde nos va a llevar la energía en cada encuentro y qué es lo que va a necesitar cada  persona. Pero podemos decir que la base consiste en varias fases: la relajación de todo el cuerpo con un masaje tanto por detrás como por delante; la estimulación del Yoni (genitales femeninos) o del Lingam (genitales masculinos); la Cura Sexual con estimulación del Punto Sagrado y el Savasana o relajación final e integración de la experiencia. A partir de esto, la invitación es a confiar y a entregarse sin expectativas a aquello que nos vaya a ser traído en cada sesión.

Permitirte esta experiencia es regalarte un pasaje a un viaje profundo en el que cruzarás las fronteras de los tabús y miedos que te han sido impuestos sin que quizás ni siquiera te hayas dado cuenta. Un viaje de placeres y apertura en el que puedes sanar viejas heridas, bloqueos y traumas o simplemente despertar tu cuerpo y energía a una nueva relación con tu vida sexual.

Un viaje cuyo retorno puede traer sanación, empoderamiento, amplificación de la capacidad orgásmica y expansión de la conciencia.

Si tu genitalidad incluye un pene, con el masaje puedes conectar con el gozo sublime del éxtasis sexual sin el desgaste energético de la eyaculación. Puedes sanar la eyaculación precoz, la impotencia, la anorgasmia, etc.

Si tienes vagina, también experiementas en tu cuerpo el poder nutritivo y benefactor de la distribución por tu cuerpo de la energía orgásmica sin descarga energética.

Tengas el sexo que tengas; tengas el género que tengas; más allá de tu orientación del deseo; el masaje sexual despierta y amplifica tu capacidad orgásmica; te abre a las infinidad de matices y calidades sublimes de ésta; te nutre, te sana, te reconcilia con un potencial sensorial muchas veces dormido por experiencias pasadas, por una sexualidad occidental mediocre y totalmente genital, por represiones de la infancia o adolescencia, etc.

Si eres hombre te puede interesar:

Masaje tántrico para hombres

Si eres mujer te puede interesar:

Tantra para mujeres

Si eres una persona no-cis:

Masaje tántrico para personas no-cis

Si quieres
aprender con tu pareja:

Masaje tántrico para parejas