Yo como mujer decido

Yo como mujer en pleno uso de mis facultades mentales, físicas y emocionales, libre y voluntariamente decido si interrumpo un embarazo no deseado o cómo, dónde y con quién quiero parir a una hija o hijo deseado. Yo como mujer decido cómo, cuándo, dónde y hasta cuando amamanto a mis hijas e hijos. Y decido, porque me gusta, sentir placer haciéndolo. Porque yo como mujer decido qué es lo que me provoca placer. Y yo como mujer decido vivir con placer. Yo como mujer decido con quién, cómo, dónde y con cuantas o cuantos comparto mi cuerpo. Yo decido qué partes de él enseño. Cómo, dónde y cuándo. Sin que nadie por eso pueda otorgarse ningún privilegio sobre él sin mi previo consentimiento. Yo como mujer decido vivir, fluir y gozar según mis ciclos y no según un calendario lineal impuesto por alguien (hombre) que ni me conoce. Y decido sangrar libremente una vez al mes y bendecir y agradecer esa sangre capaz de generar otra vida si así yo lo deseo. Yo como mujer decido amar mi cuerpo y liberarlo de torturas de dietas, ceras depilatorias y tacones de aguja. Yo decido que soy bella, que me amo y que soy una naranja entera, una cereza, un melón y toda la frutería entera. Yo como mujer decido. Yo como persona adulta decido sobre mi cuerpo y sobre mi vida.
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *