Coño cerrado por reformas

El coño (del indoeuropeo cunt = lugar sagrao) necesita cerrarse periódicamente para sanarse. Sobretodo cuando su uso es muy yang. Y la sexualidad occidental no solo es “extra yang” sino que no respeta la condición receptiva de este delicado y a la vez poderoso espacio corporal femenino. Nos metemos penes, dildos, copas, óvulos, huevos de jade, etc sin pararnos a escuchar si nuestra vagina está receptiva o no. Si escucháramos a nuestro coño, nos daríamos cuenta de que de vez en cuando nos pide un poco de “introspección”, un periodo de cierre sanador. Cuando aprendemos a hacerlo, este cierre sucede de manera orgánica, no traumática y suele durar poco. Seria equiparable a cuando después de mucha vida social, hacia afuera, etc, necesitamos recluirnos en casa y encerrarnos en nosotras mismas; a cuando estamos menstruando y lo que queremos es enterrarnos en la oscuridad de debajo de la colcha un par de días para salir renovadas y brillantes después.
Nuestro sistema sexual también necesita hacer esos reset periódicos pero por lo general no atendemos esta necesidad que, al menos para mí, tiene todo su sentido. Todo es cíclico: la naturaleza, el cuerpo, el estado emocional, las estaciones, la vida y la muerte, etc. ¿Porqué no debería serlo un espacio cuya ciclicidad está muy clara durante toda la larga etapa menstrual de nuestra vida?

¿Sabes qué me ha pasado a mí?

Toda esta reflexión parte como siempre de la meditación y de mi experiencia personal nutrida por los conocimientos adquiridos en sexualidad consciente y alquímica. Y lo que me ha pasado con esto es que ahora, que llevo un tiempo con un compañero sexo-afectivo que es de lo más respetuoso con mi ritmo y mi placer en los encuentros sexuales, mi vagina se ha cerrado a cal y a canto.
Estoy pasando una época en la que mi vagina no quiere ni el huevo medicina. Mi energía sexual sigue activa y juguetona, mi clítoris responde a las provocaciones, mi útero late con el placer, … Pero si pretendo desde la mente que mi cueva acoja algo dentro, el “no” es tan rotundo que desoírlo sería casi un esfuerzo.

Está siendo una experiencia difícil, profunda e intensa porque, claro, la mente enseguida entra en pánico y empieza a preocuparse y elucubrar miles de escenarios finales terribles y a mi pareja se le activa una enorme herida de rechazo y desvalorización. “-¿Ya no me deseas? ¿Ya no te gusta cómo lo hago?”
“-¡Oh, Diosa! ¿Qué me pasa? – grita mi mente desconsolada- Con lo sexual que soy yo; con lo que disfruto ahora del coito desde que cambié la forma de hacerlo…”
¡Eureka! Esa preocupación, en el silencio de la meditación transmutó para dejar florecer la respuesta.

Cuando el coño por fin tiene permiso para expresar...

Llevo unos años cambiando mis hábitos y prácticas íntimas gracias al Tantra y al Tao Sexual. Ahora respeto y escucho profundamente los síes y los noes de mi coño y nunca meto nada dentro sin que esté receptivo, sin su invitación previa, … Pero no siempre ha sido así.
Yo también soy una hija de patriarcado y hasta que no escuché por primera vez a mi coño antes de introducirle nada había ya pasado largos años de desatención.
Empecé a follar muy joven, sin ningún información. Con un aprendizaje basado en las pelis en las que invariablemente, a menos que fueran porno y eso era peor, la parte interesante del asunto nunca aparecía. Jamás se me ocurrió preguntarle a mi coño si le apetecía recibir un pene dentro, por ejemplo. Jamás. Durante años. Cuando follaba, siempre el pene entraba dentro cuando su propietario así lo decidía. No me di cuenta pero mi coño a veces se cerraba, me dolía un poco la penetración o no era del todo agradable o, a veces, no estaba mal pero vamos, pa’ tirar cohetes tampoco. Eso era el sexo, creía. Entonce un día, mi coño se enfadó. Empece a no sentir más que dolor y/o incomodidad en la penetración, a necesitar instrumentos varios y estimulaciones muy fuertes para llegar a sentir “algo” o para llegar a ese lugar de gritos y espaldas arqueadas al que se suponía que debía anhelar llegar. Mi útero se inflamaba, me dolía la regla y me pasaban un montón de cosas no del todo agradables.

Y ahora, justo ahora, que hace ya un tiempo que comparto mi intimidad con una sola persona que nunca entra a menos que mi coño le invite… Justo ahora, mi coño grita alto y claro que necesita cerrarse un tiempo para sanarse…

Pues claro. Ahora mi coño siente que es escuchado y que tiene permiso para expresar lo que necesita. Ahora yo me respeto y a mi lado hay una persona que, aunque a veces le genere frustración, incomprensión, se le abran heridas, etc., respeta totalmente las necesidades de mi coño. Eso, amigxs, me genera un espacio de confianza y seguridad y es allí donde se dan los procesos de sanación. El problema es que lo de la sanación y el crecimiento personal no es tan bonito y luminoso como a veces pintan los posts de instagram, y cuando entramos en estos espacios de sanación de heridas profundas, entramos en lugares muy difíciles de atravesar por lo que nos supone a nosotrxs mismxs y por lo que supone a nuestrxs compañenrxs.

1 comentario en “Coño cerrado por reformas”

  1. Gracias totales! Hace un año q estoy con una infección vaginal leve, y q me llevo a una terapia alternativa con homeopatía y plantas, que hizo abrir la herida de un abuso y encarar de frente el ordenar y nombrar todo lo que fue necesarui. Eso duro hasta julio de 2019 y lo que siguió fue mágico, logre cosasen mi cada que siempre dñfyeron imposibles (hoy tengo mi propia casa casi x arte de Magia) . Enraíze a pleno y en un lugar hermoso. Peto desde hace 4 meses mi vagina esta cerrada. Tal cual decís… No tengo interés enbek encuentro con un otro aun.. Y las infección sigue.. Vos tenés sugerencias al respecto? Yo mientras me amigo.. La acepto ( a la infección) y a pleno a mi tiempo de no vinculación sexual (con otres). No tengo apuro y mientras millones de cosas se me están moviendo y reaconodabdo en esta gran nueva etapa de mi vida, con hogar estable, propio y hermoso. Pero la infección un poco me preocupa a veces. Me pregunto…: Deberia atenderla con alopatía.. ? Cualquier comentario o sugerencia q sientas de bienvenida. Gracias por este escrito!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*