Reflexiones sobre los huevos de yoni

Reflexiones sobre los huevos de yoni

Respondo con preguntas:
¿Cuanto dura un embarazo?
¿Cuanto dura de media la vida de una mujer adulta?
¿Necesitas ponerte el huevo estos nueve meses?

Ante esta duda muy típica y sensata, diferentes facilitadoras y acompañantes de procesos con huevos de yoni te van a dar diferentes respuestas.

No hay pruebas científicas ni estudios clínicos válidos que respalden ninguna opinión.

Desde mi punto de vista:
-Si planeas quedarte embarazada, el uso de huevo te va a ayudar a tonificar el yoni, sanarlo, limpiarlo de energías estancadas, reconectar con tu pdoer creador, etc. Así que creo que es muy recomendable.
-Si acabas de quedarte embarazada y nunca has usado un huevo: no viene de nueve meses más. No hay prisa para empezar.
-Si acabas de quedarte embarazada usando el huevo regularmente. Si hay verdadera escucha interna, sabrás cuando parar, pero por si el wifi pierde cobertura, yo pararía seguro en el tercer trimestre. Ya hay mucha cosa pasando en tu sistema sexual y, tus tejidos se preparan poco a poco para la dilatación medida olímpica.
-Una vez parida, yo esperaría la cuarentena y luego, cuando así lo sientas, reanudas para recuperar la tonicicdad del suelo pélvico.
-Si estás dando el pecho, por qué no practicar con el huevo en ratos en los que tu hijx te deje para ti.

Esa es mi opinión
Practicamos y profundizamos en la escucha de la vagina y la práctica con el huevo en el Curso Online de Huevos de Yoni para la Alquímia Femenina. Tantra, Tao, perspectiva de género… Completo, profundo y a tu ritmo. Con acceso ilimitado a los materiales para que puedas ir avanzando a tu ritmo.

Apreciado Sr. Freud:
Me complace informarle de que las mujeres no tenemos envidia del pene y jamás la hemos tenido. Si leyera usted algo sobre los últimos hallazgos arqueológicos entorno a las múltiples representaciones de vulvas y yonis en todo el mundo desde la prehistoria, creo que con ganas y esfuerzo podría superar su grandilocuente misoginia y darse cuenta de que, si alguien ha tenido envidia de genitales ajenos, han sido los hombres (si, ya notallmen y tal…)
De echo creo que tales manifestaciones adoradoras del coño como fuente de creación, vida y placer eran expresadas por personas de todos los sexos antes de que al suyo le diese un tururu envidioso y procediese a destruir todo rastro de veneración de lo femenino.
Así nacieron las grandes religiones patriarcales: judaísmo, cristianismo, islam, hinduismo, los panteones helénico y romano,…
Siento (o no) decirle que pese a tantos esfuerzos, cacerías de brujas, torturas e invenciones de panteones androcéntricos y misóginos no consiguieron extinguir el inmenso poder de nuestros coños. Oh. Se siente.
Aquí estamos y aquí seguimos. Y con este par de huevos, uno de jade y otro de cuarzo rosa, las mujeres del S. XXI seguimos despertando el poder orgásmico que quisieron arrebatarnos.
Con mucho gusto me despido. Hasta nunca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *