Un hombre que controla es un hombre que teme

Cuando el masculino es incapaz de sostener la energía del femenino, lo controla.

Esa es la información que para mí se desprende de películas como la de las 50 sombras de Grey o 365. No voy a meterme en opinar sobre prácticas BDSM, ya que esto lo he hecho en otros posts y artículos como el de “Shibari: Otra forma de abrir el Corazón”. Lo que aquí me interesa desgranar es la actitud controladora del señor Grey más allá de juegos pactados.

Lo que aquí me interesa desgranar es la actitud controladora del señor Grey más allá de juegos pactados.

Cuando un hombre necesita controlar a una mujer es porque es demasiado débil para sostener su energía. Es lo que sucede en nuestro mundo desde hace miles de años. A nivel colectivo y a nivel individual.

La energía femenina es muy poderosa, cambiante, creativa, imprevisible. Es ternura y es furia. Es Sati y es Dhummavati. Es Lakshi y es Kali. Es dulzura y receptividad y es un volcán en erupción; es vida y es muerte. La energía femenina es tan fuerte en su vulnerabilidad que es capaz de crear vida; de engendrar nuevos seres;…

Cuando un hombre le teme a esa energía, a ese poder; cuando le da pánico porque se siente inferior, lo que hace es intentar subyugarlo, someterlo, controlarlo, aplastarlo para sentirse por encima de ella.

Un hombre que se siente bien en su masculinidad; un hombre suficientemente fuerte como para poder sostener todo el poder de lo femenino en sus múltiples expresiones, es un hombre que no necesita controlarlo.

El control y los celos no son una muestra de amor; son una muestra de debilidad y de miedo. Si el hombre que tienes al lado, te controla, te reprime, te subyuga, etc. no es porque te ama; es porque te teme; es porque no es capaz de sostener todo tu poder ¿Quieres a tu lado a un hombre que no te va a permitir ser tú misma? ¿Que va a reprimir tu verdadero poder? ¿Que no va a permitir que tu femenino se despliegue en toda su potencialidad y brillo?

Y, cuando hablo de tu poder , nada tiene que ver con lo que hacen políticos, banqueros, policías. De lo que ejercen sobre otrxs algunxs profesorxs, médicxs, jefxs. Eso es precisamente el control de lo masculino ante su temor secular a lo femenino.

De lo que hablo es de ese eje interno que se sostiene y se nutre a la vez que es capaz de sostener y nutrir; de esa sabiduría intuitiva que te indica qué es lo adecuado para ti en cada momento; esa vibración que reacciona ante la represión y que sabe poner límites a la vez que fluye con la vida. Ese poder que no necesita pisar a otrxs para expandirse; porque es puro, interno. Es ese poder que es capaz de amar y alentar a otros poderes internos para que brillen porque nada le puede hacer sombra así como no hace sombra a nada. Sólo brilla, puro, amoroso, claro, preciso, enraizado. Es el poder interno que nutre y guía tu vida cuando tu masculino y tu femenino están en perfecta comunión.

Si reprimes o juzgas alguno de tus dos aspectos es probable que en tus relaciones esto tenga una repercusión.

Observa son son tus relaciones sexo-afectivas y luego vuelve la mirada a tu interior y observa qué relación hay entre tu masculino y tu femenino.

Y recuerda: tanto dentro como fuera de ti, cuando el masculino reprime al femenino, éste no puede florecer y te vuelves incompleta, dependiente, inestable, etc.

Profundizamos en la relación entre el femenina y el masculino interno en el Laboratorio del Orgasmo Femenino LOF online, en la Formación en Sexualidad Alquímica Femenina y en la Escapada para parejas. Aquí tienes los enlaces a estos talleres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *